Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 16 de mayo de 2009

Mujeres colombianas inician entrenamiento de combate

Por ARTURO ROBLES
The Associated Press
TOLEMAIDA, Colombia -- Entrenan 12 horas diarias, desde la cinco de la mañana y bajo altas temperaturas, aprenden tácticas de combate y manejo de fusiles y granadas: así se preparan 62 mujeres, que por primera vez en la historia del ejército colombiano, aspiran a ser generales de la institución.

"Estas cadetes son las primeras que, en 200 años que tiene nuestro ejército colombiano, entran a la institución para ser oficiales de las armas... Es decir, dentro de 30 años más o menos serían las primeras generales del ejército nacional", dijo el martes a la AP el coronel Jairo Fuentes.

Fuentes es comandante del batallón de cadetes 1 en la base militar de Tolemaida, a unos 80 kilómetros al sureste de Bogotá, en la ribera del río Magdalena, el mayor del país. Allí se realiza uno de los entrenamientos más exigentes del ejército colombiano: el de "lancero".

El ejército es el último organismo castrense en haber aceptado el ingreso de mujeres para desarrollar tareas de combate. Sólo permitía que las mujeres ingresaran como oficial de servicios, desempeñando tareas administrativas y, por lo mismo, el rango máximo al que podían aspirar era a coronel

Luego de un iniciativa de ley del congreso de la república, el ejército colombiano permitió, en enero de 2009, la incorporación de 62 mujeres, para que hagan carrera de "oficiales de las armas" u oficiales con línea de mando y participación en actividades de combate.

El grupo de mujeres realiza actualmente la segunda de tres semanas de entrenamiento en campo, donde se instruyen en el uso de fusiles y granadas y el abordaje de helicópteros.

"El entrenamiento en el terreno consiste en ejercicios de polígono con fusil, lanzamiento de granadas, y (trabajo en) algunas pistas de habilidades individuales de trote, ascenso y descenso de roca", explicó Fuentes.

Ellas reciben formación junto con otros 320 hombres en jornadas de trabajo de 12 horas diarias iniciando desde la cinco de la mañana. De este tiempo, dedican un espacio al entrenamiento nocturno dadas las exigencias del combate militar en Colombia.

"La mayoría de los movimientos y operaciones del ejército colombiano son en la noche, entonces el entrenamiento nocturno es fundamental para que las cadetes y los cadetes aprendan a operar" en estas condiciones, sostuvo el coronel.

"Las cadetes tienen un poquito menos de capacidad física que los hombres; pero, estas cadetes han demostrado mucho interés, mucha dedicación", afirmó.

"Todos los seres humanos tenemos temor, pero poco a poco se va superando. Sabemos que este trabajo es casi de los hombres, pero precisamente estamos aquí demostrando que tanto el hombre como la mujer tenemos las mismas capacidades", aseguró Cristina Franco, de 18 años.

"Soy capaz y con la seguridad que todo lo que me pongan en el camino lo puedo hacer, y por eso estoy acá... Si me llegara a pasar algo, tengo la satisfacción que luché para poder ayudar", agregó.

El grupo de mujeres, al finalizar su entrenamiento de campo, regresará a Bogotá para iniciar su formación académica o carreras complementarias en las áreas de ingeniería civil, administración logística, derecho o licenciatura en educación física.
(El Nuevo Herald.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

National Missing Children Alerts