Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 2 de abril de 2009

Supuesta amante de Raúl Reyes revela tratos con Estados Unidos

Por GERARDO REYES
El Nuevo Herald

Una periodista colombiana a quienes los servicios secretos señalan como la amante de Raúl Reyes, el abatido comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), rompió su silencio el miércoles y dijo a El Nuevo Herald que su relación con el jefe guerrillero era exclusivamente profesional y ella la aprovechó para ayudar al gobierno de Estados Unidos.

Olga Cecilia Vega Cubillos, ex reportera de la televisión colombiana, aseguró que colaboró con agentes del FBI y la CIA en sus esfuerzos por obtener pruebas de vida de tres contratistas estadounidenses secuestrados por las FARC, pero después la relación se agrió porque los agentes querían usarla para eliminar a Reyes.

Vega sostuvo que los contratistas secuestrados eran realmente agentes de la CIA.

"Yo no fui amante de Raúl, lo aprecié porque fue una persona que me trató humanamente como nadie. Independiente de sus errores catastróficos que cometía como guerrillero, él me respetó'', dijo Vega. "Me dolió su muerte como la de cientos de soldados y policías que han muerto de manera indiscriminada''.

Reyes, segundo al mando de las FARC, murió en marzo del año pasado durante un ataque del ejército colombiano a un campamento en la zona fronteriza de Ecuador con Colombia.

La periodista de 45 años no descartó que Reyes (cuyo nombra real era Luis Edgar Devia Silva) estuviera enamorado de ella, lo que explica algunas propuestas que recibió del guerrillero.

Estas propuestas y numerosos secretos de las FARC, incluyendo "situaciones comprometedoras'' de algunos secuestrados, serán revelados en su libro de próxima aparición Raúl Reyes, si la montaña hablara, título sugerido por el propio guerrillero, afirmó Vega.

La relación entre la reportera y el comandante guerrillero se extendió a lo largo de 10 años y estuvo marcada por pasiones extremas del jefe guerrillero, según lo describió Vega.

A finales de los años noventa, explicó, Reyes la condenó a muerte en un consejo de guerra por espionaje en favor del gobierno de Estados Unidos, pero luego la perdonó y, a partir de entonces, el comandante guerrillero la llamaba asiduamente a su casa y a su oficina y le enviaba "cientos de correos electrónicos'' bajo el seudónimo de Germán.

"Hay tanto machismo que la gente piensa que si una mujer tiene la confianza de un hombre es porque tuvo intimidad con él'', afirmó la periodista cuyo seudónimo era Juliana. "El respeto y la amistad de él me los gané porque lo sabía escuchar y él era una persona que no podía expresar fácilmente sus sentimientos o no tenía con quien''.

En un correo electrónico de enero del 2006, facilitado por la periodista, el comandante guerrillero expresa su agrado por la posibilidad de que el ex congresista Alvaro Leyva Durán se postulara a la presidencia de la república.

También comparte con ella la esperanza de que consiga un nuevo empleo.

"Desde aquí cruzo los dedos haciendo fuerza porque consigas firmar tu nuevo contrato de trabajo'', escribió Reyes.

"Raúl Reyes manejaba dos caras, su cara ante la sociedad y su cara interna. Era dos hombres en uno, el interno se mostraba exageradamente sensible, él se sensibilizaba con la gente que conocía, demasiado con los niños, lo motivaban muchísimo, pero al mismo tiempo era brutal en otras cosas'', afirmó la periodista que prefirió no revelar el país donde se encuentra refugiada.


Un documento revelado por la representación de Colombia en la Organización de Estados Americanos (OEA), basado en información de organismos de inteligencia de ese país, identifica a la periodista como "amante'' de Reyes.

En una larga entrevista con El Nuevo Herald, Vega dijo que fue contactada por los agentes del gobierno de Estados Unidos luego de publicar en El Nuevo Herald una entrevista exclusiva con Reyes en octubre del 2005.

En el reportaje, acompañado de fotografías inéditas de Reyes celebrando su cumpleaños número 55, el comandante guerrillero insistió en el intercambio humanitario.

Vega es hermana de Baruch Vega, un controversial fotógrafo colombiano de modelos que trabajó como intermediario entre la Agencia de Lucha contra las Drogas (DEA) y narcotraficantes de su país. Según documentos judiciales de Estados Unidos, Baruch ha colaborado con la CIA.

De acuerdo con Olga Cecilia, su hermano la puso en contacto con los representantes del gobierno de Estados Unidos con quienes se reunió el 9 de noviembre del 2005 en Bogotá.

Los agentes le pidieron que le tomara una fotografía al comandante guerrillero sosteniendo una revista que le habían entregado a ella para demostrar que tenía acceso directo a él.

La periodista viajó al campamento de Reyes y tomó un video, explicó ella.

El Nuevo Herald recibió una copia de una fotografía, tomada del video, en la que, según la reportera, aparece Reyes sosteniendo la revista Soujurn que le entregaron los agentes federales.

Olga Cecilia aseguró que los tres norteamericanos secuestrados en febrero del 2003 eran realmente agentes de la CIA y no simples contratistas como se aseguró a los medios de comunicación. De allí el interés y la grandes sumas de dinero que se gastó el gobierno federal para tratar de rescatarlos, continuó.

"Lo puedo decir: eran agentes de la CIA'', afirmó Olga Cecilia. "En el proceso de mediación y cuando estuve en Washington me quedó claro que lo eran y que el jefe de la CIA en Bogotá era el más preocupado por su gente''.

En un reciente libro publicado por los contratistas, los autores rechazaron esa versión y aseguraron que también fue diseminada entre los guerrilleros, en medio del cautiverio, por la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt.

El miércoles no fue posible comunicarse con representantes de la embajada de Estados Unidos en Bogotá.

Establecido el contacto entre los agentes y Reyes a través de la periodista, el comandante guerrillero exigió, a cambio de la prueba de supervivencia de los norteamericanos, un informe sobre la situación del jefe guerrillero Ricardo Palmera, alias Simón Trinidad.

Palmera fue extraditado a Estados Unidos por cargos de narcotráfico en diciembre del 2004.

"Quería saber si lo habían torturado'', dijo Olga Cecilia.

La reportera afirmó que viajó a Washington y allí se le permitió ver al guerrillero en una prisión.

Las comunicaciones avanzaron y se llegó a un punto en el que Estados Unidos suspendió el juicio a Trinidad para dar un compás de espera a los guerrilleros, pero Reyes no informó de esa señal de buena voluntad a los miembros del secretariado de las FARC, explicó la periodista.

"Raúl traicionó a Trinidad y a sus compañeros'', señaló.

La prueba de vida no se logró a través de la periodista sino de la intervención de la congresista Piedad Córdoba, afirmó.

En un momento, agregó la periodista, los agentes federales le propusieron que colaborara con ellos para ubicar el campamento de Reyes, para lo cual podría reclamar una recompensa de $5 millones.

Agregó que ella se negó y debió salir del país hace dos años porque se sentía perseguida y acosada por los organismos de inteligencia colombianos.

"Lo único que yo pedí por mi intermediación humanitaria para conseguir la prueba de vida fue un caballo blanco, me encantan los caballos, todos se rieron de mi'', dijo Olga Cecilia. "Pero nunca me lo dieron, lo sigo esperando''.

( El Nuevo Herald.com)noticias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

National Missing Children Alerts