Se ha producido un error en este gadget.

martes, 7 de abril de 2009

Fujimori, 25 años a la cárcel por crímenes contra la humanidad

Lima, (dpa) - El juicio que estremeció al Perú y sentó un precedente mundial terminó hoy con una condena de 25 años de cárcel para el ex presidente peruano Alberto Fujimori como autor mediato de asesinatos con alevosía, secuestro agravado y lesiones graves que constituyen, según el fallo, crímenes de Estado contra la humanidad.

La Sala Penal Especial presidida por César San Martín consideró plenamente acreditado que Fujimori ocupó la máxima jerarquía en el aparato que ejecutó una política paralela antisubversiva distinta a la del discurso oficial y que no sólo permitió las masacres del grupo militar Colina, sino que maniobró para proteger a sus autores.

El fallo establece que teniendo en cuenta el tiempo que Fujimori estuvo detenido o bajo arresto domiciliario en Chile mientras se esperaba la extradición, permanecerá preso hasta el 10 de febrero de 2032, cuando tendrá 93 años. No obstante, el abogado de la parte civil Carlos Rivera explicó que las figuras aplicadas tienen beneficios penitenciarios, por lo que podría salir antes.

Fujimori anunció de inmediato que interpondrá recurso de nulidad, mientras la Fiscalía, que pedía 30 años, expresó conformidad. De esta manera, el caso derivará a la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema de Justicia, presidida por Duberlí Rodríguez, otro juez con buena fama, ante la que se iniciará un proceso que según los expertos puede durante entre cuatro y diez meses.

Desde antes de que se conociera el fallo, y como se descontaba que al menos una de las partes apelaría, abogados independientes habían pronosticado que será difícil que haya un cambio dramático en la segunda instancia, por la solidez jurídica del primer tribunal.

La sentencia, que con 711 folios, 830 parágrafos y 1.258 citas a pie de página es de una longitud inusitada, señala puntualmente las razones por las que Fujimori es responsable y fundamenta la teoría de la autoría mediata, utilizada por la Fiscalía, mediante la cual se privilegia en el momento de las pruebas a las que confirmen el dominio de los hechos del acusado.

Además de cárcel, Fujimori tendrá que pagar como reparación cerca de 20.000 dólares para cada hermano de los 15 muertos en la matanza de Barrios Altos y para los herederos de las diez víctimas de La Cantuta.

Tal como se anticipaba, el fallo dividió el país, aunque sólo hubo manifestaciones en favor o en contra en inmediaciones del cuartel policial en que se celebró la audiencia. El resto del Perú, en donde todo se siguió con expectación, permaneció en calma

Los fujimoristas, liderados por su virtual candidata presidencial Keiko Fujimori, hija del acusado, tildaron al fallo de acto "de odio y venganza". Los elogios que antes le llegaban al tribunal desde ese sector por su ecuanimidad dieron paso ahora a acusaciones de colusión para hacer daño "al mejor presidente de la historia".

En medio de un improvisado mitin adornado por los gritos de "Keiko presidenta", los fujimoristas advirtieron que la lucha apenas comienza y afirmaron que saldrán a las calles, aunque, prometieron, de modo pacífico.

"Los fujimoristas tienen que aceptar que así son las reglas de la democracia", dijo en la primera reacción gubernamental el presidente del Consejo de Ministros, Yehude Simon, quien recordó que lo correcto es que recurran a la segunda instancia.

Unos metros más allá, todo era jolgorio. Activistas de derechos humanos celebraban la sentencia contra el "Chino". Y entre quienes sonreían, sin dejar atrás el dolor que por siempre llevarán adentro, estaban los familiares de las víctimas fatales de las masacres, pues el tribunal fue explícito en señalar no tenían vínculos con el terrorismo. "Se les ha limpiado el nombre", dijo Gisela Ortiz, hermana de uno de los estudiantes ultimados.

Las masacres fueron cometidas por el Colina, un destacamento de militares dependiente de los servicios de Inteligencia, que Fujimori paso a órdenes de su asesor Vladimiro Montesinos, una persona de "absoluta confianza" del acusado y quien sólo daba cuentas de sus actos al entonces presidente, según escribió el tribunal en su fallo.

El Colina, diseñado por sus superiores para la guerra sucia, cometió "por lo menos" 50 asesinatos, según recordó San Martín, aunque sólo las masacres de Barrios Altos, en la que murieron 15 personas que participaban en una fiesta, y La Cantuta, que cobró las vidas de un profesor y nueve estudiantes universitarios, fueron comprendidas en el juicio por hacer parte de los hechos por lo que Chile concedió la extradición de Fujimori en septiembre de 2007.

El fallo, tomado por unanimidad por los tres integrantes de la Salal, también señala como plenamente probada la participación de Fujimori en las detenciones arbitrarias del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer, configuradas como secuestros por las características que las rodearon.

Fujimori, de 70 años y con hipertensión arterial controlada, permaneció impasible a lo largo de la sesión, aunque con el recurso de tomar apuntes enfrentó poco a las cámaras. Tampoco hubo muchos gestos de su hijos Keiko y Kenji, lo que contrastó con las emociones de los deudos, mezcla de satisfacción y nostalgia.

Para el ex mandatario la oscuridad no termina. Desde mayo empezará a enfrentar los procesos por corrupción y los expertos estiman que en éstos las pruebas son aún más claras. Sin embargo, como en el Perú las penas no son acumulativas, al menos no hay el riesgo de más tiempo entre las rejas.

Ahora, al "Chino", el hombre que hasta cuando tenía 51 años era un total desconocido y que terminó convertido en una pieza clave de la historia de su país, tendrá que enfrentar al tribunal de la historia. Según las encuestas, que dicen que un 64 por ciento lo cree asesino y un 72 por ciento corrupto, ahí tampoco le será fácil.

(El pais.cr)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

National Missing Children Alerts