Se ha producido un error en este gadget.

martes, 27 de enero de 2009

Políticas de Barack alertan a los republicanos

“Si el plan se conserva tal como está hoy, cuéntenme entre los no”, declaró el domingo en el canal televisivo NBC, el líder de la minoría republicana en la Cámara, John Boehner

WASHINGTON, DC.- El plan de estímulo económico del presidente estadounidense, Barack Obama, su principal baza para luchar contra la recesión, logró despertar a la desorientada oposición republicana en el Congreso, cuyos líderes ya han anunciado que no darán su aprobación a cualquier precio.

La unidad que preconizó Obama al asumir la presidencia, hace una semana, por lo pronto ha logrado parcialmente su objetivo: unir a la diezmada oposición. Obama quiere gastar alrededor de 825 mil millones de dólares para reactivar la economía y crear o preservar hasta 4 millones de empleos.

Estados Unidos sufre el peor índice de desempleo en 16 años (7,2%). Cada semana se inscriben un promedio de medio millón de personas en las oficinas federales de empleo, algo no visto desde principios de la década de los 80.

Los gigantes Caterpillar (maquinaria de construcción), Pfizer (farmacéutica) o Sprint (telecomunicaciones), presentaron AYER recortes de personal que se elevaban, en su conjunto, a un mínimo de 28 mil personas.

De los 825 mil millones de dólares que propone el gobierno Obama, dos tercios serían dedicados a grandes obras públicas, desde la reparación de carreteras en todo el país, hasta la expansión del acceso a internet de banda ancha.

Obama también quiere ampliar la cobertura de la Seguridad Social, aunque reconoce que el déficit en ese sector puede provocar graves problemas a largo plazo.

Para la reducción de impuestos, que es el señuelo de Obama para ganarse a los republicanos, el gobierno estaría dispuesto a dejar de percibir 225 mil millones de dólares.

La jefa de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quiere presentar mañana al pleno, ese plan sin precedentes por su talla, desde el final de la II Guerra Mundial.

“Si el plan se conserva tal como está hoy, cuéntenme entre los no”, declaró el domingo en el canal televisivo NBC, el líder de la minoría republicana en la Cámara, John Boehner.

En el Senado, el ex candidato presidencial republicano John McCain, que prestó una mano a Obama para aprobar a su secretaria de Estado, Hillary Clinton, en esa Cámara, dijo esta vez que tampoco contarán con él.

Los republicanos acusan a los demócratas de haber ignorado 17 de sus 18 enmiendas la semana pasada, en debates previos. “Es cierto, nosotros hemos escrito la ley.

Es cierto, ganamos las elecciones”, mencionó con tono rotundo Pelosi al ser preguntada por esas quejas. Sólo el 40% del megaplan de Obama sería gastado en los próximos dos años, acusan los republicanos, que se basan en un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso, la contraloría interna.

Las demás inversiones se alargarían durante años, lo que para ellos plantea dudas sobre su efectividad. La oposición no puede impedir un voto favorable del megaplan en la Cámara de Representantes, pero sí puede emplear tácticas dilatorias en el Senado.

Obama criticó esta opción ayer, advirtiendo que Estados Unidos no puede permitirse demoras. “Estoy impaciente por firmar un plan de recuperación y reinversión que hará volver nuevamente a millones de estadounidenses al camino del empleo y pondrá las bases para una reactivación duradera”, explicó ante la prensa.

Obama insiste en presentarse como un presidente por encima de las querellas partidistas, dispuesto a tender la mano a la oposición. Para evitar las críticas de inacción, los republicanos ya se han apresurado a presentar su propio plan de reactivación, que reduce las tasas impositivas, en lugar de rebajar la factura impositiva en mil dólares para cada familia, como proponen los demócratas. (AFP)
Fuente; (El Mañana.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

National Missing Children Alerts