Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 23 de enero de 2009

Obama cierra Guantánamo

A partir de hoy puedo garantizar que EU no tortura, expresa el flamante presidente.

WASHINGTON, D.C.- El presidente Barack Obama allanó hoy –jueves- el retorno de Estados Unidos al club de naciones signatarias de la Convención de Ginebra al ordenar el cierre de la prisión militar de Guantánamo y al expedir una nueva horneada de órdenes ejecutivas que pondrán fin a la práctica de la tortura y supondrán el cierre de las cárceles clandestinas que creó la CIA bajo el mandato de George W. Bush para secuestrar y refundir a sospechosos de terrorismo en distintos puntos del planeta.

“A partir de hoy puedo garantizarles que Estados Unidos no tortura”, aseguró Obama al confirmar ante el personal del Departamento de Estado la emisión de órdenes ejecutivas que han marcado el fin de la excepcionalidad para Estados Unidos en el terreno de los Derechos Humanos y a una cruzada contraterrorista al margen de la ley y los tratados internacionales.

“La defensa de nuestras libertades será tan justa como nuestra causa”, dijo Obama al advertir que a partir de hoy EU será capaz de ganar la guerra contra la amenaza del terrorismo internacional “en nuestros términos”, sin dar la espalda a sus valores e ideales.

El golpe de mano del presidente Obama, revirtiendo y hasta repudiando algunas de las más polémicas prácticas de la era Bush en la lucha contra el terrorismo, ha levantado ámpulas en la piel de algunos congresistas republicanos que han reaccionado metiendo freno a la confirmación de Eric Holder como futuro Procurador General de Justicia.

Comandados por los senadores Arlen Specter (Pennsylvania) y John Cornyn (Texas), los republicanos han hecho causa común para cerrarle el paso a Holder hasta que no aclare si desde su posición como Fiscal General no iniciará una cacería de brujas contra antiguos mandos militares o funcionarios de la administración Bush que se vieron implicados o que pusieron en práctica técnicas de interrogatorios consideradas como tortura por tratados internacionales o por algunos de los más próximos colaboradores de Obama.

En el ánimo de los congresistas republicanos pesan las declaraciones que, apenas la semana pasada deslizó el propio Holder ante el Comité Judicial del Senado cuando definió como “tortura" la práctica de la asfixia simulada (waterboarding) y consideró que "nadie debe estar por encima de la ley".

A estas declaraciones se sumarían las de Susan J. Crawford, magistrada, funcionaria del Pentágono y primera integrante de la administración Bush en reconocer en una entrevista con The Washington Post que EU había torturado en Guantánamo.

“Francamente, mi preocupación está relacionada con algunas de las declaraciones (de Eric Holder) durante las audiencias y en relación con la tortura y sus intenciones con respecto a personal de inteligencia que actuaron de buena fé y desde el convencimiento de que estaban actuando dentro de la ley”, aseguró Cornyn al demandar el aplazamiento de una semana la audiencia de confirmación de Holder para solicitarle que aclare su posición frente al tema de la tortura cuya práctica ha sido abolida por la administración Obama.

Según confirmó Obama, el cierre de Guantánamo es sólo el primer paso de un largo proceso para decidir qué hacer con los juicios de los detenidos actuales y dónde serán reubicados.

Precisamente varios países, entre ellos Francia y Suiza, se han planteado la posibilidad de acoger a algunos de los presos, pero tras un análisis caso por caso.

Además, Obama confirmó la creación de un grupo que tendría un mes para recomendar políticas acerca de cómo manejar a los sospechosos de terrorismo que sean detenidos en el futuro.

Asimismo, se le ha pedido a todo el personal estadounidense que siga el Manual de Campo del Ejército.

Este manual prohíbe explícitamente algunas prácticas como la asfixia simulada, la coerción y el abuso físico que la administración Bush defendió como técnica útil para obtener información sobre las operaciones de Al-Qaeda.

La Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU , Navi Pillay, se congratuló por la decisión del gobierno estadounidense de cerrar el centro de detención de Guantánamo, pero solicitó al nuevo gobierno de EU que revise sus métodos de detención en el exterior, especialmente en Irak y Afganistán.

(El Universal)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

National Missing Children Alerts