Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 23 de enero de 2009

Pacto extrajudicial Univision-Televisa

Como en una telenovela, llega a un final feliz la pugna comercial
E.J. TÁMARA y RYAN NAKASHIMA . Associated Press - 2009-01-23 (La Opinión)

Univision Communications Inc. dará a Grupo Televisa más de 600 millones de dólares en anuncios publicitarios y cerca de 25 millones de dólares en efectivo como parte del acuerdo al que llegaron ayer durante el juicio que promovió el conglomerado mexicano por incumplimiento contractual sobre regalías.

Ambas partes aceptaron se anule la demanda presentada por Televisa y enmendaron el contrato en disputa para que el gigante mexicano de los medios reciba 3.5 millones de dólares en efectivo, mantenga los 21 millones que la compañía estadounidense ha prometido pagarle, y reciba 65 millones anuales en publicidad de Univision hasta 2017, fecha de expiración del acuerdo en cuestión, dijo el abogado principal de la empresa mexicana, Marshall Grossman.

"Todos los asuntos que estábamos litigando han sido resueltos efectivamente a nuestro favor", dijo Grossman, del bufete Bingham McCutchen LLP, en Santa Mónica, California.

El contrato revisado también incluye nuevas fórmulas para calcular regalías que Televisa recibirá por "virtualmente todos los programas", agregó el abogado.

Univision recibirá a cambio "derechos incrementales", de acuerdo con el comunicado conjunto que emitieron las empresas de medios. Univision no dio más detalles

"Este es un buen primer paso", dijo el abogado principal de la defensa, John Keker, al salir de la corte. "Esta gente tiene que volver al trabajo".

Televisa, con sede en Ciudad de México, alegaba en su demanda civil presentada en una corte federal en 2005 que Univision había quebrantado de mala fe el acuerdo de licencia de programación que firmaron en 2001, por lo que quería que éste fuera anulado.

Tal contrato establecía que Televisa debía de suplir a Univision con telenovelas hasta 2017 a cambio de regalías. La enmienda contractual no altera esta fecha de expiración, agregó Grossman.

Univision sostenía que Televisa la demandó con el fin de ahuyentar a las empresas interesadas en comprarla para así poder adquirirla.

Televisa presentó su demanda más o menos al mismo tiempo que el gigante de medios en español en Estados Unidos declaró que estaba a la venta en febrero de 2006. Por ese entonces, Televisa era dueña del 11% de Univision y estaba tratando de comprarla. Un consorcio integrado por el millonario Haim Saban y firmas privadas compró Univision por 12,300 millones de dólares en junio de 2006.

El conglomerado mexicano alegó en corte que Univision le debía casi 123 millones de dólares en regalías no pagadas, de los cuales la empresa estadounidense había prometido pagar $21 millones condicionalmente y sin admitir nada.

"Estamos complacidos de que con el acuerdo alcanzado hoy concluye este largo litigio. Este acuerdo atiende a los intereses tanto de Televisa como de Univision. Asegura al público que Univision continuará teniendo acceso a programación hispana de alta calidad. Televisa continuará haciendo uso de la extensa cobertura de la red de Univision como un importante canal de distribución de su contenido en el mercado estadounidense", dijeron las empresas en su comunicado conjunto.

"Para Univision, el acuerdo evita la interrupción en la transmisión de varios de sus programas más exitosos y le permite el acceso a una fuente continua de programación de Televisa", agregó el texto.

Univision indicó durante el juicio que sería "devastador" que perdiera telenovelas suministradas por Televisa pues sus índices de audiencia bajarían "substancialmente". La gigante estadounidense de medios en español tiene una deuda de 10,800 millones de dólares, la mayoría contraída en la venta de la empresa en 2006. Ahora incluso enfrenta un descenso en la publicidad para el creciente mercado hispano.

Además, bajo un acuerdo separado, Televisa otorgó a Univision los derechos de transmisión durante 2009 de los partidos de fútbol en los que jueguen como local el América, Necaxa y San Luis, equipos que son propiedad de Televisa.

Tal como lo planeado originalmente, la pelea por los derechos de transmisión del contenido de Televisa por internet en Estados Unidos irá a un tribunal federal de distrito, en Los Ángeles, en marzo de 2009. Este será la continuación del juicio que terminó ayer por lo que los testigos, incluyendo Emilio Azcárraga Jean, presidente de Televisa, no han sido excusados de participar, indicó el juez Philip Gutiérrez.

El acuerdo ocurrió antes de que Azcárraga Jean pudiera testificar.

(La Opinion.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

National Missing Children Alerts