Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 23 de abril de 2010

Obispo católico renuncia y admite cultura de encubrimiento de pedofilia en la Iglesia

En medio del escándalo de pedofilia protagonizado por sacerdotes y autoridades de la Iglesia Católica, otro obispo renuncia a raíz del escándalo de los abusos sexuales a niños cometidos por religiosos en Irlanda. Se trata del obispo y monseñor James Moriarty, quien admitió que podría haber "cuestionado la cultura imperante" del ocultamiento de estos delitos en el seno de la Iglesia. La renuncia del obispo irlandés de Kildare y Leighlin, James Moriarty, fue aceptada por el Pontífice, según la norma canónica que autoriza el retiro por "enfermedad" o por "otras razones graves", precisó el comunicado emitido por la oficina de prensa del Vaticano, sin hacer referencia a las obvias razones de la dimisión del obispo de marras.

Monseñor Moriarty, de 73 años, fue entre 1991 y 2002 obispo auxiliar de Dublín, diócesis en la que cientos de niños sufrieron abusos sexuales por parte del clero durante décadas.

El obispo pidió este jueves perdón a las víctimas y a sus familias, y reconoció errores: "Una vez más, acepto que desde la época en que me convertí en obispo auxiliar, debería haber cuestionado la cultura imperante de ocultación", declaró monseñor Moriarty en un comunicado.

"La verdad es que la larga lucha de los supervivientes para ser escuchados y respetados por las autoridades ha revelado una cultura dentro de la Iglesia que muchos describirían simplemente como no cristiana", agregó.

Un informe publicado en noviembre tras tres años de investigaciones reveló que los responsables de la archidiócesis de Dublín encubrieron abusos sexuales cometidos por sacerdotes a niños de la región durante décadas.

Seis meses antes, otro informe concluyó que miles de niños sufrieron abusos sexuales, físicos y emocionales, a veces "endémicos", en instituciones católicas irlandesas a partir de los años 1930.

Hasta ahora, seis obispos u obispos auxiliares irlandeses implicados en investigaciones sobre abusos sexuales han presentado su dimisión al Papa, cuatro de las cuales fueron aceptadas.

El Papa "debe ocuparse todavía de otros obispos en Irlanda y en otras partes del mundo", declaró a la AFP John Kelly, portavoz de la asociación de víctimas SOCA, citando el caso del primado de Irlanda, el cardenal Sean Brady, que cometió errores". "Debe hacer una limpieza a fondo", agregó

Las asociaciones de víctimas reclaman la dimisión del cardenal, que pidió perdón tras admitir que en 1975 participó en reuniones secretas en las que dos presuntas víctimas de abusos sexuales firmaron promesas de silencio.

En una carta divulgada el 20 de marzo y dirigida a los católicos de Irlanda, Benedicto XVI manifestó la "vergüenza" y los "remordimientos" de toda la Iglesia frente al escándalo de pedofilia en Irlanda.

En su texto, el Papa confirmó que los sacerdotes culpables de abusos sexuales deberán que responder "ante Dios" y ante la justicia.

Esta "Carta Pastoral" constituyó el primer documento sobre pedofilia de un Pontífice y confirmó la voluntad de la Iglesia de romper el muro de silencio sobre esa lacra.

La cultura de la ocultación fue acatada durante décadas por los clérigos hasta que en 2000 estalló un grave escándalo de pedofilia en Estados Unidos, que fue seguido por otras denuncias en varios países de Europa e incluso en Brasil y Chile. Los casos llegaron incluso a salpicar al propio Benedicto XIV, acusado en Alemania y Estados Unidos de haber encubierto esos delitos.

Fuente: Con información de AFP

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

National Missing Children Alerts