Citas - citas-comunidad.com

miércoles, 28 de abril de 2010

La verdad actual acerca de las hormonas femeninas en los pollos: ¿Debemos dejar de comerlos?

Uno de los grandes mitos de la alimentación, que en cierta época fue verdad, es el uso excesivo de hormonas en los pollos.

Esto ha provocado que muchas personas se nieguen a comer esta ave, que es una opción saludable en la actualidad y bastante más magra que la carne vacuna. Veamos un poco de historia sobre el uso de hormonas en los pollos.

En la década del 50 y 60 los pollos se engordaban en Europa 4-5 meses antes de ser faenados, por lo cual se usaban hormonas femeninas, que se inyectaban en el cuello. Sólo los pollos machos eran reservados para producir carne, eran los llamados pollos de campo; mientras que las hembras se utilizaban para producir solamente huevos.

Al inyectarle hormonas femeninas al macho se producía un proceso similar a la castración y así engordaban mucho más en ese poco tiempo. Al consumir cuellos de pollo con hormonas, algunas personas experimentaron ginecomastia, que es el agrandamiento de las glándulas mamarias, de aquí la creencia de que el pollo con hormonas engorda y hace crecer el busto.

Actualmente la producción de pollos no usa este método de las hormonas femeninas porque es muy costoso, aunque en algunos países la producción de pollos para consumo de su carne sigue siendo intensiva y poco saludable para los animales por el régimen de alimentación y hacinamiento al que están sometidos.


FUENTEhttp://www.nutricion.pro/02-12-2008/alimentos/pollos-y-hormonas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

National Missing Children Alerts