Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 2 de marzo de 2009

Predicen ‘un final’ del mundo

Afirma profeta John Hogue que Nostradamus y varias culturas ven el 2012 como crucial para la humanidad

CIUDAD DE MÉXICO.- "Profecía" es una palabra que mucha gente asocia con sucesos catastróficos, dolor, enfermedades, tragedias y, en el peor de los escenarios, el fin del mundo.

Por eso, al profeta John Hogue no le sorprende que, al declarar que el año 2012 marcará un desenlace, la reacción generalizada sea de temor.

Sobre todo, admite, si esa revelación se hace en un momento como el actual, dominado por la incertidumbre que generan la crisis económica mundial y el problema del calentamiento global.

"Pero la historia del mundo así lo marca. He visto las coincidencias que tienen culturas como la maya con algunas orientales. Estudiándolas a fondo, se puede percibir un desenlace en diciembre de 2012", asegura

Hogue en entrevista telefónica desde Seattle, Washington.

Con base en sus estudios sobre Nostradamus, investigaciones diversas y su propio don para ver el futuro, Hogue dice que no es claro lo que ocurrirá en esa fecha pese a que hay quienes vaticinan un choque cósmico, un desastre ambiental o una tercera guerra mundial.

"Esta predicción no tendría por qué ser vista como algo catastrófico porque debemos entender que, en realidad, morimos y volvemos a nacer cada día, cada segundo".

No obstante, acepta que una de las cosas que más ha intrigado (y atemorizado) a los humanos desde épocas muy antiguas es precisamente el fin del mundo.

Por eso existen tantas profecías, algunas de las cuales serán expuestas y comentadas por Hogue en Nostradamus: 2012, que se estrena hoy por el canal History como parte de la "Semana del Armagedón".

El escritor, quien entre sus predicciones documentadas se encuentran el ataque a las Torres Gemelas y la llegada de Obama a la presidencia de EU (aunque no con exactitud en sus fechas), afirma que el mundo ve con desaliento su devenir porque no está enfocado en el aquí y el ahora.

"Depende de nosotros cómo tomemos la vida. Es tarea de cada uno la solidez con la que construye su presente para afrontar el futuro", advierte. No obstante, su labor consiste precisamente en captar, interpretar y descifrar las señales sobre lo que le depara a la humanidad... aunque no siempre con toda claridad.

"Cuando me llegan las premoniciones, lo cual puede suceder en cualquier momento, de manera consciente o entre sueños, me resulta complicado explicar su verdadero significado.

"Tampoco sé cómo se manifestarán ni la fecha ni hora exacta en la que sucederán", se limita a responder sobre la efectividad de sus vaticinios. "Sin embargo, confío plenamente en que esta profecía estará más relacionada con un cambio de percepción positivo que con un hecho lamentable".

Y, si bien asevera que hay muchos charlatanes que se han aprovechado de la necesidad del mundo de creer, afirma que hay enseñanzas dignas, como las de Nostradamus.

"Él señaló en sus escritos que en 2012 se abrirá una nueva puerta y que será el final de una era. Ha habido mentes fatalistas que lo han interpretado como que podría ser el fin del mundo.

Pero yo lo veo como una oportunidad para que la humanidad despierte y se dé cuenta de los malos pasos que ha dado y aproveche el momento para corregirlos".

(Jonathan Garavito /Agencia Reforma)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

National Missing Children Alerts